miércoles, 25 de marzo de 2009

BENEFICIOS DE LA ADORACIÓN


BENEFICIOS DE LA ADORACIÓN – Parte 1


  • Cuando adoramos nos deleitamos en Dios y entonces Él nos concede los deseos de nuestro corazón. (Salmo 37: 4).

  • Cuando adoramos nos acoplamos a la adoración celestial. (Apocalipsis 4: 13).

  • Cuando adoramos unimos nuestra voluntad a la voluntad de Dios, haciendo que se cumpla en nosotros Su propósito.

  • La adoración hace trabajar a los ángeles a favor nuestro.

  • El corazón entendido se sumerge en la adoración porque sabe que es allí que verá el rostro de Su Amado.

  • La adoración trae la gloria de Dios a la tierra y hace que se cumpla la palabra que la tierra será llena de Su gloria.

  • La adoración es entrega, es renuncia, es muerte al “YO”.

  • La adoración derrota a nuestros enemigos, que no son humanos, sino son espíritus malignos.

  • Un estilo de vida de adoración es la clave para llegar a ser “conforme al corazón de Dios”.

  • Es a través de la adoración que capturamos el corazón de Dios.

  • El tiempo que disponemos para adoración redundará en nuestro beneficio con creces, porque Dios no da con medida, siempre lo hace sobreabundantemente.

  • La adoración brota de un corazón agradecido.

  • La adoración va dirigida a Dios, por quién es Él; pero el beneficio viene a nosotros, por quién es Dios.

  • La adoración desbarata el plan del enemigo en nuestra contra. Por medio de la adoración se nos revela secretos del enemigo en contra nuestra, porque Dios no nos va a ocultar nada cuando entramos en intimidad con Él.

  • Adoración y alabanza toman posesión de las promesas y juntamente con la intercesión traen la victoria.

  • ADORAR es buscar la presencia de Dios apasionadamente.

  • La adoración nos lleva a contemplar la gloria de Dios.

  • En medio de la adoración al Señor se recibe la revelación de quién es el Cristo.

  • Los adoradores e intercesores extienden el Reino de Dios y destruyen las tinieblas.

  • En la adoración nos fundimos en un acto de amor, donde no buscamos al Señor por las bendiciones, sino por quién es Él, por el solo deseo de estar con Él en verdadera intimidad.

  • Los adoradores atraen la Presencia de Dios.

  • El adorador no tiene temor, porque el “Perfecto Amor”, echa fuera el temor; no se puede adorar si hay temor.

  • La adoración hace estremecer los cimientos, abrir los cerrojos de hierro, soltar las cadenas y hacer caer rendido al verdugo.

  • Dios sólo escucha Su lenguaje. Éste se expresa a través de la adoración y la alabanza, hablando lo que dice Su Palabra.