domingo, 15 de marzo de 2009

EMPIEZA A BRILLAR



EMPIEZA A BRILLAR
Si tan sólo vinieres al mundo, para ocupar un espacio en este planeta, tu vida no se diferenciaría de la de un miserable gusano, que pese a su corta e insignificante estancia en este planeta, cumple su función y el propósito para lo cual ha sido creado.
Tu vida tiene un propósito; propósito que a diferencia de la del insecto, cumple una noble y específica función, función que inclusive los ángeles desearían cumplir. Tu función y misión en esta vida es la de “anunciar las virtudes de Aquel que te sacó de las tinieblas y te llevó a Su luz admirable.”(1ª Pedro 2: 9)
No puedes permanecer callada/o después de haber sido rescatada/o de una inminente muerte a causa del pecado. “Porque la paga del pecado es muerte…” (Romanos 6: 23ª); pero Dios en Su amor te extendió Su Gracia salvadora, entregando a su Hijo Jesucristo para liberarte y esa Gracia que alcanzaste, que fue superior a tu pecado te dio vida eterna. “… mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús.” (Romanos 6: 23b). Éste es el mensaje que los ángeles quisieran publicar, pero no se les está permitido, porque Jesucristo murió por los humanos y somos nosotros los que debemos anunciarlo a viva voz. Trabajes o no en tu misión, deberás responder ante tu Creador en el día del juicio y si has cumplido el propósito para lo cual Él te creó, lo escucharás decir: “Bien, buen siervo y fiel, sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré. Entra en el gozo de Tu Señor”. (Mateo 25: 21)
Tu vida debe ser faro, que brillando muestre el rumbo a otras vidas que detrás de ti vendrán. Si cumples el propósito para lo cual estás aquí y ocupas tu lugar como faro, pronto las tinieblas desaparecerán y tu brillo opacará el brillo mismo de las estrellas.

Dios es luz y en Él no hay ni una tiniebla y Él ha dicho que Sus hijos somos luz del mundo. Empieza a brillar como un faro en medio de la oscuridad.