martes, 24 de marzo de 2009

RAZONES POR LA QUE DEBO PERDONAR


RAZONES POR LA QUE DEBO PERDONAR

1. Porque Dios me perdonó lo imperdonable. Estaba destinada a una muerte eterna, puesto que la paga del pecado es muerte; pero gracias a Dios, Su dádiva es vida eterna en Cristo Jesús, Señor nuestro. (Romanos 6:23)
2. Porque quiero imitar a Dios, así como Él me perdonó, yo debo perdonar a todos los que me ofenden. (Efesios 4: 32; Colosenses 3: 13)
3. Porque quiero tener un argumento que presentar a Dios cuando le pida que me perdone, diciéndole, como yo he perdonado, quiero que Tú también me perdones. (Mateo 6: 12)
4. Porque yo también quiero ser perdonada cuando ofenda a otros. (Lucas 6:37)
5. Porque quiero ponerme de acuerdo con mi adversario antes de presentar mi ofrenda al Señor, el Juez Justo. (Mateo 5: 23-25)
6. Porque quiero que me reconozcan por el buen fruto que saco de mi corazón al perdonar. (Lucas 6: 43-45)
7. Porque quiero ser medida con la misma medida de perdón con la que yo mido (Lucas 6:38)
8. Porque quiero ser hacedora de las Palabras del Señor y no tan solamente oidora, engañándome a mí misma (Santiago 1:22; 1ª Juan 3: 18).
9. Porque quiero alcanzar la misericordia de Dios. (Proverbios 28: 13)
10. Porque no quiero practicar las obras del diablo y pertenecerle, puesto que Cristo apareció para deshacer (triturar) las obras del diablo. (1ª Juan 3: 8).
11. Porque no quiero ser homicida aborreciendo a mi hermano. (1ª Juan 3: 15)
12. Porque quiero tener vida eterna permanente en mí. (1ª Juan 3: 15)
13. Porque quiero que cuando yo le pida algo a Dios, reciba de Él lo que le pedí, porque guardo sus mandamientos al amar y perdonar. (1ª Juan 3: 22-23)
14. Porque no quiero tener amargura en mi corazón y contaminar a otros. (Hebreos 12:15)
15. Porque el perdón es un regalo de Dios y yo como Su representante, quiero dar también el regalo del perdón a los que me ofenden. (Efesios 2: 5,8)
16. Porque quiero cosechar lo que siembro. (Gálatas 6: 7).
17. Porque soy un espíritu con el Señor, así que como él perdonó, yo también perdono. (1ª Corintios 6: 17).
18. Porque he sido comprada y perdonada por un precio muy alto, la sangre preciosa de Cristo; de modo que glorifico a Dios en mi cuerpo y en mi espíritu, perdonando a los que me ofenden. (1ª Corintios 6:20)
19. Porque el amor de Dios ha sido derramado en mi corazón y ese amor me impulsa a perdonar. (Romanos 5: 5)
20. Porque tengo la mente de Cristo y en la mente de Cristo, no hay cabida para las ofensas. (2ª Corintios 2:16)
21. Porque soy hechura Suya, creada para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que yo ande en ellas y el perdón es una buena obra. (Efesios 2: 10)
22. Porque he sido crucificada juntamente con Cristo y como ya no vivo yo, sino que Cristo vive en mí, ese Cristo viviendo en mí, me impele a perdonar (Gálatas 2: 20)
23. Porque mi Señor Jesús lo ordena y punto. Quiero ser obediente.